La nube

A veces miras al cielo, está despejado y lleno de paz, y te parece bonito.

la-nube-cielo

Otras veces lo miras, y está atestado de nubes que se mueven. Y algunas te parecen interesantes.

las-nubes

Hay momentos en los que miras al cielo, hasta donde alcanza tu vista, y hay una sola nube. Y te parece diferente y especial.

Entonces nace esa mezcla de belleza y admiración, incomparable a ninguna otra.

la-nube

Ahora vamos a cambiar algunas palabras

A veces miras la ciudad, está despejada y llena de paz, y te parece bonita.

la-nube-cielo

Otras veces la miras, y está atestada de personas que se mueven. Y algunas te parecen interesantes.

las-nubes

Hay momentos en los que miras la ciudad, hasta donde alcanza tu vista, y hay una sola persona. Y te parece diferente y especial.

Entonces nace esa mezcla de belleza y admiración, incomparable a ninguna otra.

reunión-con-la-cabeza-en-la-nube


“Debes aprovechar estos últimos rayos de sol para salir a caminar un rato y despejarte” – me dije la pasada tarde.

Miré al cielo y nació la primera parte de esta historia. Subí hasta la colina del parque, donde me gusta tumbarme en el cesped. Observé y escuché a un grupo de personas que andaba por allí, tan monótonas y predecibles… Como esas nubes que se amontonan anunciando tormenta. Y nació la segunda parte de la historia.

Llegué a casa, encendí el ordenador y dibujé nubes.

Ahora puedes seguir cambiando palabras, si te apetece, seguramente nada pierda sentido…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s