Sigamos remando

Seguir remando

Llegó y me soltó un abrazo. Todas aquellas palabras que descansaban en mi memoria rebotaban una a una en el suelo como las cuentas de un collar. De repente me invadió todo el calor que me faltó en el invierno.
¿Que nunca más volveríamos a vernos? Ese no era un buen plan. El mar acaba llevando a la orilla a todos los náufragos destinados a salvarse. Y nosotros estábamos sobre la arena. En aquella playa de árboles y rocas. Cientos de sirenas cantaban con recelo intentando romper el momento. Mas nadie sabía del poder que envolvía nuestro vínculo.
Otras fuerzas vendrán y moverán las posiciones de cada uno.
El destino seguirá siendo caprichoso. Como nosotros.

¿De qué no seremos capaces si seguimos remando?
(…)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s