Pero me quedé en la orilla y recogí las conchas

Seguramente me hubiera ahogado. Como se ahoga cada uno de mis poros en el sudor forzado. Me hubiera ahogado. Rápido, sin tiempo para pestañear entre la primera brazada y la tos. Seguramente me hubiera ahogado. Como el sol en el fondo de la copa de un helado de stracciatella. Me hubiera ahogado. Deprisa, como una…Leer más Pero me quedé en la orilla y recogí las conchas